Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué es un accidente cerebrovascular bilateral?

Los eventos cerebrales bilaterales, es donde ambos hemisferios cerebrales se ven afectados simultáneamente, son extremadamente raros en comparación con los eventos cerebrales unilaterales, donde solo un lado del cerebro se ve afectado. La ocurrencia de eventos cerebrales bilaterales es muy poco frecuente y suele asociarse con condiciones médicas graves y potencialmente mortales. 

La incidencia exacta de eventos cerebrales bilaterales es difícil de determinar debido a su rareza y a la variabilidad de las condiciones médicas que pueden causarlos. Sin embargo, se estima que representan una fracción muy pequeña de todos los casos de accidentes cerebrovasculares y otras afecciones neurológicas.

Los eventos cerebrales bilaterales pueden ser causados por una variedad de condiciones médicas, como embolismo arterial bilateral, trombosis venosa cerebral bilateral, vasculitis sistémica, lesiones cerebrales traumáticas graves, intoxicaciones graves, infecciones del sistema nervioso central y otras condiciones que pueden afectar la circulación sanguínea cerebral o causar daño directo al tejido cerebral.

¿Qué es un evento cerebrovascular?

El evento cerebrovascular es el término que usan los médicos cuando una parte del cerebro muere porque no recibe sangre durante demasiado tiempo, coloquialmente conocido como un derrame o una embolia cerebral. Hay dos tipos principales de evento cerebrovascular:

  • Evento cerebrovascular isquémico es causado por un bloqueo en un vaso sanguíneo en el cerebro
  • Evento cerebrovascular hemorrágico es causado por un sangrado en el cerebro o el área circundante. 

¿Existen factores de riesgo para desarrollar una embolia cerebral?

Hay una serie de factores de riesgo para un evento cerebrovascular; algunos de estos factores aumentan el riesgo de un tipo de evento cerebrovascular (hemorrágico o isquémico), mientras que otros aumentan el riesgo de ambos tipos. 

Factores de riesgo de evento cerebrovascular isquémico:

  • Edad mayor de 40 años
  • Enfermedad del corazón
  • Presión arterial alta
  • Fumar
  • Diabetes
  • Altos niveles de colesterol en la sangre
  • Uso de drogas ilegales
  • Parto reciente
  • Historia previa de ataque isquémico transitorio
  • Estilo de vida inactivo y falta de ejercicio
  • Obesidad
  • Historia actual o pasada de coágulos sanguíneos
  • Antecedentes familiares de enfermedad cardíaca y/o accidente cerebrovascular

Factores de riesgo de evento cerebrovascular hemorrágico:

  • Presión arterial alta
  • Fumar
  • Uso de drogas ilegales (especialmente cocaína y «metanfetamina»)
  • Uso de warfarina u otros medicamentos anticoagulantes
Brain on the palm. Mental health protection and care. Artificial Intelligence, AI Technology. Business analysis, innovation, technology in science and medicine

¿Cuáles son los síntomas de un derrame cerebral?

Los síntomas de un evento cerebrovascular a menudo se desarrollan repentinamente y luego pueden mejorar temporalmente o empeorar lentamente, según el tipo de evento cerebrovascular y el área del cerebro afectada.

El conocer los signos y síntomas “clásicos” de un evento cerebrovascular puede salvar vidas. Los síntomas clásicos del ictus se pueden recordar con el acrónimo FAST. Cada letra de la palabra representa una de las cosas que debe tener en cuenta: 

  • Face-Cara.

Se puede evaluar al pedirle a la persona que sonría. Se notará debilidad repentina o caída de la cara.

  • Arm-Brazo.

Se puede evaluar al pedirle a la persona que levante ambos brazos. Habrá debilidad repentina o entumecimiento de uno o ambos brazos.

  • Speech-Habla.

Se puede evaluar al pedirle a la persona que repita una oración simple. Dificultad para hablar, dificultad para hablar o habla confusa.

  • Time-Tiempo.

El tiempo es muy importante en el tratamiento del accidente cerebrovascular. Cuanto antes comience el tratamiento, mayores serán las posibilidades de recuperación. 

Cualquier persona que tenga signos o síntomas de un evento cerebrovascular necesita atención médica inmediata en un departamento de emergencias o en un hospital. 

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Se requiere de una imagen del cerebro y de los vasos sanguíneos. Después de realizar un examen físico rápido, el médico enviará al paciente de inmediato a una tomografía computarizada o resonancia magnética. Las imágenes le permiten al médico ver el área del cerebro afectada por el evento cerebrovascular, así como confirmar el tipo de evento cerebrovascular (isquémico o hemorrágico).

 ¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de una embolia cerebral depende de muchos factores diferentes. El factor más importante para determinar el tratamiento es qué tipo de accidente cerebrovascular tiene una persona, así como la cantidad de tiempo con la que la persona lleva con los síntomas 

  • Isquémico:

la principal prioridad es restaurar la circulación en las áreas cerebrales afectadas. La restauración de la circulación por lo general involucra un cierto tipo de medicamento llamado trombolítico, pero también puede involucrar un procedimiento de cateterismo.

  • Hemorrágico:

el tratamiento depende de la ubicación y la gravedad del sangrado. Reducir la presión arterial suele ser la máxima prioridad porque esto reducirá la cantidad de sangrado y evitará que empeore. Otra opción de tratamiento es mejorar la coagulación para que se detenga el sangrado. La cirugía a veces es necesaria para aliviar la presión sobre el cerebro debido a la sangre acumulada.

¿Cuáles son las secuelas de un accidente cerebrovascular bilateral?

El accidente cerebrovascular bilateral, también conocido como infarto cerebral bilateral, es una condición grave en la que se produce un bloqueo o ruptura de los vasos sanguíneos en ambos hemisferios cerebrales. Esta situación puede ocasionar diversas secuelas que pueden afectar significativamente la calidad de vida de la persona afectada. Algunas de las secuelas más comunes incluyen:

  • Parálisis o debilidad muscular:

Dependiendo de la ubicación y la gravedad del accidente cerebrovascular bilateral, puede ocurrir parálisis o debilidad muscular en un lado o en ambos lados del cuerpo. Esto puede afectar la capacidad de moverse, caminar y realizar actividades cotidianas.

  • Problemas de habla y lenguaje:

El accidente cerebrovascular bilateral puede causar dificultades para hablar, entender el lenguaje hablado o escrito, y para expresar pensamientos. Estos problemas pueden variar desde dificultades leves hasta la pérdida total del habla.

  • Problemas cognitivos:

Las lesiones cerebrales causadas por el accidente cerebrovascular bilateral pueden afectar las funciones cognitivas, como la memoria, la atención, el razonamiento y la resolución de problemas. Esto puede dificultar el desempeño en el trabajo, en la escuela y en las actividades diarias.

  • Alteraciones sensoriales:

Las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular bilateral pueden experimentar cambios en la percepción sensorial, como dificultades para sentir el tacto, el dolor o la temperatura. Esto puede afectar la capacidad de realizar actividades simples, como vestirse o cocinar.

  • Problemas emocionales y mentales:

El accidente cerebrovascular bilateral puede provocar cambios en el estado de ánimo, como depresión, ansiedad, irritabilidad o cambios bruscos en el comportamiento. También puede afectar la percepción de uno mismo y la capacidad para adaptarse a los cambios en la vida diaria.

  • Dificultades en las actividades de la vida diaria:

Las secuelas del accidente cerebrovascular bilateral pueden dificultar la realización de actividades básicas de la vida diaria, como vestirse, bañarse, comer o usar el baño de manera independiente.

Es importante destacar que las secuelas pueden variar significativamente de una persona a otra, dependiendo de factores como la gravedad del accidente cerebrovascular, la edad, la salud general y la rapidez con la que se recibe tratamiento médico y rehabilitación. Un enfoque integral que incluya tratamiento médico, rehabilitación física y terapia ocupacional puede ayudar a maximizar la recuperación y mejorar la calidad de vida de las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular bilateral.

¿Cómo se pueden tratar estas secuelas con neurorehabilitación?

La neurorehabilitación juega un papel crucial en el tratamiento de las secuelas del accidente cerebrovascular bilateral, ya que se centra en ayudar a las personas a recuperar habilidades perdidas o deterioradas y en mejorar su calidad de vida. Aquí hay algunas formas en que la neurorehabilitación puede abordar las secuelas específicas de un accidente cerebrovascular bilateral:

  • Terapia física:

La terapia física se centra en mejorar la fuerza muscular, la coordinación y el equilibrio. Para las personas con parálisis o debilidad muscular, los fisioterapeutas pueden diseñar programas de ejercicios específicos para ayudar a mejorar la movilidad y la capacidad de moverse. Esto puede incluir ejercicios de estiramiento, fortalecimiento y entrenamiento de marcha.

  • Terapia del habla y lenguaje:

Los logopedas trabajan con personas que tienen dificultades para hablar, entender el lenguaje o comunicarse de manera efectiva. Utilizan una variedad de técnicas y ejercicios para mejorar la articulación, la comprensión del lenguaje y la capacidad de comunicarse de manera clara y efectiva.

  • Rehabilitación cognitiva:

Los neuropsicólogos y terapeutas ocupacionales pueden ayudar a las personas a recuperar habilidades cognitivas perdidas o deterioradas, como la memoria, la atención, el razonamiento y la resolución de problemas. Esto puede implicar ejercicios de estimulación cognitiva, estrategias de compensación y técnicas de organización para ayudar a mejorar el funcionamiento cognitivo en la vida diaria.

  • Terapia ocupacional:

Los terapeutas ocupacionales trabajan con personas para ayudarles a realizar actividades cotidianas de manera independiente y efectiva. Esto puede incluir la adaptación del entorno, el aprendizaje de nuevas técnicas para realizar tareas y la utilización de dispositivos de asistencia para facilitar la participación en actividades significativas.

  • Apoyo emocional y psicológico:

Los psicólogos y trabajadores sociales pueden brindar apoyo emocional y psicológico a las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular bilateral y a sus familias. Esto puede incluir el manejo del estrés, la depresión y la ansiedad, así como el fomento de estrategias de afrontamiento positivas y el desarrollo de una actitud resiliente hacia la recuperación.

Es importante tener en cuenta que el tratamiento y la rehabilitación deben ser individualizados y adaptados a las necesidades específicas de cada persona. Además, la neurorehabilitación es un proceso continuo que puede requerir tiempo y esfuerzo, pero con el apoyo adecuado y la dedicación, muchas personas pueden experimentar mejoras significativas en su función y calidad de vida después de un accidente cerebrovascular bilateral.

¿Cómo se puede saber si se trata de un accidente cerebrovascular bilateral?

Determinar si se trata de un accidente cerebrovascular bilateral puede requerir una evaluación médica exhaustiva por parte de profesionales de la salud especializados en neurología. Aquí hay algunas formas en que los médicos pueden determinar si una persona ha sufrido un accidente cerebrovascular bilateral:

  • Evaluación de los síntomas:

Los síntomas del accidente cerebrovascular bilateral pueden variar dependiendo de la ubicación y la gravedad de las lesiones cerebrales. Los síntomas comunes pueden incluir debilidad o parálisis en un lado o en ambos lados del cuerpo, dificultades para hablar o entender el lenguaje, problemas de visión, mareos, dificultades para caminar y pérdida del conocimiento. Los médicos pueden realizar preguntas detalladas sobre los síntomas experimentados por la persona y llevar a cabo un examen físico para evaluar la función neurológica.

  • Pruebas de imagen cerebral:

Las pruebas de imagen, como la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RM) del cerebro, son herramientas importantes para diagnosticar un accidente cerebrovascular bilateral. Estas pruebas pueden revelar la presencia de lesiones cerebrales, como infartos o hemorragias, en ambos hemisferios cerebrales. Además, pueden proporcionar información sobre la ubicación, el tamaño y la extensión de las lesiones.

  • Análisis de sangre:

Los análisis de sangre pueden ayudar a los médicos a evaluar los factores de riesgo y las posibles causas subyacentes del accidente cerebrovascular bilateral. Esto puede incluir pruebas para medir los niveles de glucosa en sangre, lípidos, coagulación sanguínea y marcadores de inflamación.

  • Electrocardiograma (ECG) y monitoreo cardíaco:

Dado que los problemas cardíacos, como la fibrilación auricular, pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular, los médicos pueden realizar un ECG para evaluar la actividad eléctrica del corazón. Además, pueden recomendar el monitoreo cardíaco continuo para detectar ritmos cardíacos anormales que pueden contribuir a la formación de coágulos sanguíneos.

  • Angiografía cerebral:

En algunos casos, los médicos pueden recomendar una angiografía cerebral para evaluar la salud de los vasos sanguíneos en el cerebro y detectar la presencia de estenosis, oclusión u otras anomalías que pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular.

Es importante destacar que el diagnóstico y el tratamiento oportunos son fundamentales para mejorar los resultados en personas que han sufrido un accidente cerebrovascular bilateral. Por lo tanto, si alguien experimenta síntomas que sugieren un accidente cerebrovascular, es fundamental buscar atención médica de emergencia de inmediato.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes