Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Puede haber asimetría facial cuando se presenta un ACV?

El accidente cerebrovascular (ACV), también conocido como infarto cerebral, es una emergencia médica que ocurre cuando el suministro de sangre al cerebro se interrumpe, ya sea por un bloqueo en una arteria o por la ruptura de un vaso sanguíneo. Esta interrupción en el flujo sanguíneo puede provocar daño cerebral significativo en cuestión de minutos. Entre los síntomas más comunes de un ACV se encuentra la pérdida repentina de la función motora y sensorial, así como también la alteración en la capacidad del habla y el lenguaje. Sin embargo, un síntoma menos conocido, pero igualmente relevante es la asimetría facial.

La asimetría facial puede ser un indicio crucial de un ACV en progreso. A menudo, la gente asocia la asimetría facial con una parálisis facial periférica, como la que ocurre en el síndrome de Bell. Sin embargo, en el contexto de un ACV, la asimetría facial puede presentarse de manera diferente debido a la naturaleza del daño cerebral.

¿Cuáles son los síntomas de un ACV?

Antes de sumergirnos en la discusión sobre la asimetría facial en el contexto de un ACV, es importante comprender los síntomas generales de esta urgencia médica. Los síntomas de un ACV pueden variar según la ubicación y la gravedad del daño cerebral, pero los más comunes incluyen:

  • Alteración de la sensibilidad:

Especialmente en un lado del cuerpo, que puede afectar el rostro, el brazo o la pierna. Usualmente se presenta como una disminución o ausencia de la sensibilidad en una parte del cuerpo.

  • Debilidad muscular:

Pérdida súbita de fuerza muscular, especialmente en un lado del cuerpo. Puede ser leve o una parálisis completa. Lo más común es que afecte alguno de los brazos, o toda la mitad (brazo y pierna) de un lado del cuerpo.

  • Dificultad para hablar:

Puede manifestarse como dificultad para hablar claramente, comprender el habla o ambas.

  • Problemas de visión:

Visión borrosa o pérdida súbita de visión en uno o ambos ojos.

  • Dolor de cabeza severo:

A menudo descrito como el peor dolor de cabeza de la vida de la persona afectada.

  • Problemas de equilibrio y coordinación:

Dificultad para caminar, mareos o pérdida de equilibrio repentino.

Estos síntomas se presentan de forma súbita. Es fundamental reconocer estos síntomas y buscar atención médica de inmediato si alguien experimenta alguno de ellos, ya que el tiempo es crucial para minimizar el daño cerebral y mejorar las posibilidades de recuperación.

¿Cómo es la asimetría facial en un ACV?

La asimetría facial es un síntoma menos conocido, pero igualmente importante de un ACV. Mientras que en una parálisis facial periférica, como la que ocurre en el síndrome de Bell, la asimetría facial se observa en toda la mitad de la cara, afectando la capacidad de cerrar el ojo, de hablar, y se observa diferencia de las marcas de expresión de la cara del lado afectado, esto ocurre por una debilidad de los músculos de la cara la cuál puede ser leve apenas perceptible, o severa dificultando incluso la capacidad de hablar claramente. Mientras que en el caso de una asimetría facial por ACV solo se ve afectada la parte inferior la cara, es decir, se observa asimetría solo de la boca, dando la impresión de tener la boca chueca, siendo más visible al pedirle a la persona que sonría.

En un ACV, la asimetría facial puede presentarse como una caída en un lado de la cara, similar a lo que se observa en una parálisis facial periférica. Sin embargo, debido a la naturaleza del daño cerebral en un ACV, la asimetría facial suele estar acompañada de otros síntomas neurológicos, como la debilidad o entumecimiento en un lado del cuerpo. Además, la asimetría facial en un ACV puede no ser tan pronunciada como en una parálisis facial periférica y puede requerir una evaluación más cuidadosa para su detección.

En una parálisis facial central (por ACV) el daño afecta el área del cerebro responsable del control de los músculos faciales, lo que puede resultar en debilidad o parálisis en un lado de la cara. En contraste, en una parálisis facial periférica, el daño ocurre en el nervio facial fuera del cerebro, generalmente debido a la inflamación o compresión del nervio.

Es crucial distinguir entre una parálisis facial central y periférica, ya que las causas subyacentes y el manejo son muy diferentes. En el caso de la parálisis facial periférica, se trata de un trastorno benigno que solo requiere medicamento de forma temporal y rehabilitación física para recuperar la completa movilidad de la cara. Por otro lado, cuando ocurre un ACV, es sumamente importante identificarlo de forma temprana para buscar atención médica inmediata ya que en ocasiones se requiere de la administración de un medicamento para disolver el coágulo que está ocasionando la obstrucción del flujo sanguíneo al cerebro y tiene un tiempo limitado de 4 horas y media para administrarlo, después de este tiempo el tratamiento se basa solo en la prevención para que no vuelva a ocurrir.

La asimetría facial puede ser un síntoma importante a tener en cuenta en el contexto de un ACV. Reconocer la asimetría facial junto con otros síntomas de ACV puede ayudar a identificar esta emergencia médica de manera oportuna y buscar tratamiento médico adecuado para minimizar el daño cerebral y mejorar las posibilidades de recuperación.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes