Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Clasificación TOAST para Accidentes Cerebrovasculares

Un accidente cerebrovascular (ACV), también conocido como infarto cerebral, ocurre cuando se interrumpe el flujo de sangre a una parte del cerebro, lo que impide que el tejido cerebral reciba oxígeno y nutrientes. Si no se restablece el flujo sanguíneo rápidamente, las células cerebrales comienzan a morir, lo que puede resultar en daño cerebral, discapacidad o incluso la muerte.

Tipos de Accidentes Cerebrovasculares

Existen distintos tipos de ACV dependiendo el origen y de la zona en donde se producen.

  • Isquémico:

Representa alrededor del 87% de todos los ACV. Ocurre cuando un coágulo bloquea o estrecha una arteria que suministra sangre al cerebro. Este tipo puede subdividirse en:

  • Trombótico:

Se forma un coágulo en una arteria cerebral.

  • Embólico:

Un coágulo que se ha formado en otra parte del cuerpo (generalmente el corazón) viaja a través del torrente sanguíneo hasta el cerebro.

  • Hemorrágico:

Sucede cuando un vaso sanguíneo en el cerebro se rompe y sangra. Las causas principales incluyen la hipertensión y aneurismas. Se subdividen en:

  • Intracerebral:

Sangrado dentro del cerebro.

  • Subaracnoideo:

Sangrado en el espacio entre el cerebro y las membranas que lo cubren.

Factores de Riesgo

Los ACV lamentablemente son eventos comunes en la población, y se han encontrado factores que se asocian con un aumento del riesgo:

No modificables:

  • Edad avanzada
  • Sexo (más común en hombres)
  • Antecedentes familiares de ACV.

Modificables:

  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Colesterol alto
  • Tabaquismo
  • Obesidad
  • Sedentarismo
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Dieta poco saludable.

Manifestaciones del ACV

Los síntomas de un accidente cerebrovascular (ACV), también conocido como ictus o derrame cerebral, pueden variar dependiendo del tipo de ACV que ocurra y la zona del cerebro afectada. Aquí te detallo los síntomas más comunes:

Síntomas de ACV isquémico (el más frecuente):

  • Entumecimiento o debilidad repentina:

Suele afectar la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo.

  • Confusión súbita:

Problemas repentinos para hablar o entender el lenguaje.

  • Dificultad para ver:

Pérdida súbita de visión en uno o ambos ojos.

  • Dolor de cabeza repentino y severo:

Sin causa conocida.

Síntomas de ACV hemorrágico:

  • Dolor de cabeza súbito y severo:

A menudo descrito como el peor dolor de cabeza de la vida.

  • Náuseas y vómitos:

A menudo acompañan al dolor de cabeza intenso.

  • Entumecimiento repentino:

Puede afectar solo un lado del cuerpo.

  • Problemas de visión:

Pérdida repentina de la visión en uno o ambos ojos.

Es crucial recordar que el tiempo es fundamental en el tratamiento del ACV. Si alguien muestra estos síntomas, es crucial buscar atención médica de inmediato, ya que un tratamiento rápido puede reducir el daño cerebral y mejorar las posibilidades de recuperación.

¿Qué secuelas puede ocasionar?

Las secuelas de un accidente cerebrovascular (ACV) pueden variar ampliamente según la gravedad del evento, la rapidez con que se reciba tratamiento y la parte del cerebro afectada. Algunas de las secuelas más comunes incluyen:

  • Problemas de movilidad y debilidad muscular:

El ACV puede causar parálisis o debilidad en una parte del cuerpo, afectando la capacidad para caminar, moverse o realizar actividades cotidianas.

  • Problemas de comunicación:

Puede haber dificultades para hablar, comprender el lenguaje o encontrar las palabras adecuadas. Esto puede variar desde problemas menores de lenguaje hasta afasia más severa.

  • Problemas cognitivos:

Dificultades en la memoria, la atención, el razonamiento y la resolución de problemas pueden surgir después de un ACV.

  • Problemas emocionales y psicológicos:

Depresión, ansiedad, cambios en el estado de ánimo o irritabilidad son comunes después de un ACV, tanto debido a la lesión cerebral como a los cambios en la vida que puede provocar.

  • Problemas sensoriales:

Pérdida de sensibilidad, especialmente en un lado del cuerpo, cambios en la percepción del dolor o en la capacidad de sentir el calor y el frío.

  • Problemas de control de los órganos:

Puede haber dificultades para controlar la vejiga o el intestino, lo cual puede requerir terapias adicionales o cambios en el estilo de vida.

  • Problemas visuales:

Pérdida de visión parcial o completa en uno o ambos ojos, visión doble o dificultad para procesar la información visual.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento depende del tipo de ACV:

  • Isquémico: Medicamentos anticoagulantes y trombolíticos para disolver coágulos, procedimientos para abrir arterias bloqueadas.
  • Hemorrágico: Control de la presión arterial, cirugía para reparar vasos sanguíneos dañados.

La importancia de la rehabilitación

La rehabilitación es crucial para recuperar funciones perdidas y mejorar la calidad de vida. Incluye:

  • Terapia física para mejorar la movilidad y la fuerza.
  • Terapia ocupacional para ayudar con las actividades diarias.
  • Terapia del habla para mejorar las habilidades de comunicación.
  • Apoyo psicológico para afrontar las secuelas emocionales del ACV.

¿Qué es la Clasificación de TOAST?

La clasificación de TOAST (Trial of Org 10172 in Acute Stroke Treatment) es un sistema utilizado para categorizar los accidentes cerebrovasculares isquémicos en cinco subtipos etiológicos, lo que ayuda a determinar la causa subyacente del ACV y a orientar el tratamiento y la prevención.

La clasificación TOAST fue desarrollada como parte del ensayo clínico TOAST en la década de 1990 y fue diseñada por investigadores de diversos campos médicos, incluyendo neurología y epidemiología con el objetivo de estandarizar la clasificación de los ACV isquémicos para mejorar la precisión del diagnóstico y el tratamiento.

Aplicaciones de la Clasificación TOAST

La clasificación TOAST se utiliza para:

  • Identificar la causa probable del ACV isquémico.
  • Guiar el tratamiento específico para cada tipo de ACV.
  • Informar sobre el pronóstico y las estrategias de prevención secundaria.

Subtipos de la Clasificación TOAST

  • ACV de grandes arterias: Causado por aterosclerosis en arterias grandes como la carótida o la arteria cerebral media.
  • ACV de pequeñas arterias (lacunar): Resulta de la oclusión de arterias pequeñas y penetrantes dentro del cerebro.
  • ACV cardioembólico: Provocado por émbolos que se originan en el corazón.
  • ACV de etiología inusual: Incluye causas menos comunes como disección arterial, estados hipercoagulables, y vasculitis.
  • ACV de etiología indeterminada: Cuando no se puede identificar una causa clara, a pesar de las investigaciones.

Implementación y resultados

  • Aplicación: Para aplicar la clasificación TOAST, se llevan a cabo diversas pruebas diagnósticas, incluyendo tomografía computarizada (TC), resonancia magnética (RM), ecocardiograma, y estudios de la arteria carótida.
  • Interpretación: Los resultados se interpretan para asignar el ACV a una de las cinco categorías, lo que influye en las decisiones terapéuticas y preventivas.
  • Beneficios de la Clasificación TOAST
  • Precisión Diagnóstica: Mejora la precisión en la identificación de la causa del ACV.
  • Tratamiento Personalizado: Permite personalizar el tratamiento según la etiología del ACV.
  • Prevención Secundaria: Ayuda en la implementación de estrategias preventivas adecuadas para evitar recurrencias.
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes