Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Riesgos de conducir tras un accidente cerebrovascular

Tras sufrir un accidente cerebrovascular el paciente puede sufrir de secuelas como debilidad, falta de coordinación, alteraciones de la visión entre otras que puedan impedir el desempeño de la vida diaria como lo es el manejar, el cual puede predisponer accidentes de tráfico vehicular.

¿Qué es un ACV?

Un ACV (accidente cerebrovascular) o EVC (evento cerebrovascular) es una enfermedad en donde se ve implicada la muerte neuronal por alteraciones en el flujo sanguíneo, ya sea por isquemia (falta de flujo sanguíneo con la consecuente falta de oxigenación del tejido cerebral) o por hemorragia (rotura de un vaso sanguíneo que provoca inflamación edema y necrosis del tejido cerebral).

La OMS define el EVC como un déficit neurológico de causa cerebrovascular que persiste más allá de las primeras 24 horas o se ve interrumpido por la muerte antes de ese plazo lo que lo diferencia de un AIT (ataque isquémico transitorio) donde la afectación se resuelve antes de las 24 hrs.

¿Cómo se clasifica el ECV?

Un evento cerebrovascular se puede clasificar en:

  • Isquémico (infarto cerebral):

Disminución brusca del flujo sanguíneo en el cerebro. Puede ser debido a un trombo o aun embolismo

  • Hemorrágico (derrame cerebral):

Debido a la rotura de un vaso cerebral, como la rotura de un aneurisma cerebral o una malformación arteriovenosa.

¿Cual es la etiología del ACV?

Las principales causas son:

  • La presión arterial elevada y la edad mayor a 50 años
  • El sedentarismo (poca movilidad corporal, en especial de las extremidades inferiores: la falta de caminatas que duren al menos media hora al día)
  • El alto consumo de tabaco, frituras o grasas hidrogenadas
  • El consumo excesivo de alcohol, de tabaco o de drogas
  • Padecer problemas cardíacos, como la fibrilación auricular u otras afecciones inicialmente no cardíacas y vasculares, como diabetes o estrés

Cualquiera de estos factores, o más de uno al mismo tiempo, predisponen a sufrir un ACV. Así mismo la dislipidemia como la aterosclerosis también es un gran factor de riesgo al producir placas de ateromas que pueden desprenderse y actuar como émbolo que obstruya la circulación cerebral,

¿Cuáles son los principales síntomas de un EVC?

Los síntomas de un EVC varían en función del área cerebral afectada: pueden ser síntomas puramente sensoriales o puramente motores o una combinación de ambos (sensitivomotores). Los más frecuentemente diagnosticados son:

  • Pérdida de fuerza en un brazo o una pierna, (hemiparesia/hemiplejia)
  • Parálisis en la cara (parálisis facial central)
  • Dificultad para expresarse, entender lo que se le dice o lenguaje ininteligible (disartria)
  • Dificultad al caminar, pérdida de equilibrio o de coordinación
  • Mareos, dolor de cabeza brusco, intenso e inusual, casi siempre acompañado de otros síntomas
  • Pérdida de la visión en uno o en ambos ojos

Además de las manifestaciones físicas, hasta un 50 por ciento de las personas que sobreviven a su ataque cerebral sufren depresión durante los primeros años; a pesar de esto, en la mayoría de los casos se omite el diagnóstico, lo que repercute negativamente en el paciente.

No obstante, numerosos cuadros de baja intensidad y duración pasan inadvertidos, debido a lo anodino de la sintomatología:

  • Parestesias
  • Debilidad de un grupo muscular poco específico (su actividad es suplida por otros grupos musculares)
  • Episodios amnésicos breves
  • Pequeña desorientación y otros.

Las causas hemorrágicas suelen acompañarse de cefalea y epilepsia

¿Cuales son las secuelas de un EVC y cual es el papel de la neurorehabilitación?

Un accidente cerebrovascular (ACV), también conocido como ictus, puede tener una amplia gama de secuelas que varían en gravedad según la zona del cerebro afectada y la rapidez con la que se recibe tratamiento. La neurorehabilitación juega un papel fundamental en la recuperación de quienes han sufrido un ACV, buscando maximizar su autonomía y calidad de vida. A continuación, se describen algunas de las secuelas más comunes de un ACV y cómo la neurorehabilitación puede ayudar en su tratamiento.

Secuelas Físicas

  • Debilidad o Parálisis:

Uno de los efectos más comunes del ACV es la pérdida de fuerza en un lado del cuerpo. La fisioterapia es una parte esencial de la neurorehabilitación, ayudando a mejorar la fuerza muscular, coordinación y el equilibrio.

  • Problemas de Movilidad y Coordinación:

Los desafíos en caminar o realizar movimientos coordinados son frecuentes. Terapias ocupacionales y fisioterapéuticas se enfocan en recuperar la capacidad para realizar actividades cotidianas.

Secuelas Cognitivas

  • Dificultades con el Lenguaje (Afasia):

Algunas personas pueden experimentar problemas para hablar, leer o escribir. La logopedia o terapia del habla puede ayudar a mejorar estas habilidades.

  • Problemas de Memoria y Atención:

La rehabilitación cognitiva incluye ejercicios diseñados para mejorar la memoria, atención, y funciones ejecutivas.

Secuelas Emocionales

  • Depresión y Ansiedad:

Es común experimentar cambios emocionales después de un ACV. La psicoterapia y el apoyo emocional son cruciales para abordar estos aspectos, ayudando a la persona a adaptarse a su nueva situación.

¿Cómo Funciona la Neurorehabilitación?

La neurorehabilitación es un proceso multidisciplinario que requiere de un equipo de profesionales, incluyendo fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas, neuropsicólogos, y médicos especialistas en rehabilitación. Este enfoque se basa en el principio de neuroplasticidad, que es la capacidad del cerebro de reorganizarse y formar nuevas conexiones neuronales.

  • Evaluación Personalizada:

El primer paso es realizar una evaluación exhaustiva de las secuelas y capacidades residuales del paciente para diseñar un plan de tratamiento personalizado.

  • Establecimiento de Objetivos:

Junto con el paciente y su familia, se establecen objetivos realistas a corto y largo plazo.

  • Implementación del Plan de Tratamiento:

Se llevan a cabo terapias específicas enfocadas en las necesidades individuales, que pueden incluir ejercicios terapéuticos, terapia del habla, terapia ocupacional, entrenamiento en habilidades de la vida diaria, y apoyo psicológico.

  • Evaluación Continua:

El progreso se monitorea de forma regular para ajustar el tratamiento según sea necesario, buscando siempre la mejoría del paciente.

La neurorehabilitación ofrece una luz de esperanza para quienes han sufrido un ACV, brindando las herramientas necesarias para enfrentar los desafíos que vienen con las secuelas de esta condición. A través de un enfoque personalizado y multidisciplinario, se busca no solo mejorar las habilidades físicas, cognitivas y emocionales de los pacientes, sino también empoderarlos para que puedan disfrutar de una vida plena y significativa.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes