Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cuáles son las secuelas de un derrame cerebral?

Un derrame cerebral, también conocido como accidente cerebrovascular, es una condición médica que ocurre cuando hay una hemorragia dentro del cerebro. Este evento puede tener consecuencias devastadoras para la salud y la funcionalidad de la persona afectada. En este artículo, exploraremos qué es un derrame cerebral, qué puede desencadenarlo y las posibles secuelas que puede dejar, incluyendo debilidad, alteraciones del lenguaje y más.

¿Qué es un derrame cerebral?

Una hemorragia cerebral, coloquialmente conocida como derrame cerebral, se produce cuando hay una ruptura en los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro, ocasionando una hemorragia dentro del cerebro, lo cual lleva a la muerte de las células cerebrales en la zona afectada. Es importante saberlo diferenciar de un infarto cerebral ya que muchas veces el término de derrame cerebral es utilizado de forma indiferenciada. Un infarto cerebral ocurre cuando hay una obstrucción de una arteria del cerebro, usualmente por un coágulo o trombosis del vaso sanguíneo, lo cual ocasiona que deje de llegar el suministro de sangre y nutrientes a las neuronas.

El derrame cerebral puede presentarse de diferentes formas:

  • Hemorragia intracerebral.

Ocurre cuando la ruptura de la arteria está dentro del tejido cerebral. La mayoría de las veces se debe a una elevación importante de la presión arterial. También puede presentarse después de un traumatismo craneoencefálico.

  • Hemorragia subaracnoidea.

Se presenta cuando la ruptura del vaso sanguíneo es dentro del espacio subaracnoideo, es decir, en el espacio alrededor del cerebro donde se encuentra el líquido cefalorraquídeo. Algunas posibles causas son la ruptura de un aneurisma o de una malformación arteriovenosa.

  • Hemorragia subdural.

Es la hemorragia que se presenta debajo de la duramadre, una de las capas que recubre el cerebro. La gran mayoría de las veces se presenta cuando se rompe una vena en este espacio, usualmente por algún traumatismo craneal como una caída o accidente automovilístico,

  • Hemorragia epidural.

Ocurre cuando el sangrado es por encima de la duramadre, usualmente asociado a la ruptura de una arteria. Al igual que la subdural, se asocia a traumatismo craneal.

Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir un derrame cerebral. Entre ellos se incluyen:

  • Hipertensión arterial.

Se trata del principal factor asociado a la hemorragia intracerebral, muchas veces conocido como derrame cerebral. Es el típico caso de una persona con hipertensión mal controlada o no diagnosticada que presenta un pico de hipertensión con cifras de presión arterial muy elevadas, lo cual ocasiona una ruptura en los vasos sanguíneos que están dentro del cerebro debido a la elevada presión dentro de la arteria.

  • Diabetes.

La diabetes mal controlada puede dañar los vasos sanguíneos, aumentando el riesgo de un derrame cerebral.

  • Tabaquismo y consumo de alcohol.

Estos hábitos poco saludables pueden aumentar la presión arterial y dañar los vasos sanguíneos.

Secuelas comunes de un derrame cerebral

Dependiendo del área de cerebro dañada son las secuelas que pueden presentarse debido al sangrado en el cerebro. Por ejemplo, si el derrame cerebral afecta el área del cerebro encargado de los movimientos del lado derecho del cuerpo, entonces ocasionará una debilidad o parálisis de esta parte del cuerpo, o si se presenta en el área del lenguaje ocasionará que la persona tenga problemas para comunicarse. Estos son los ejemplos de secuelas por derrame cerebral más comunes que pueden presentarse.

  • Paresia (debilidad muscular):

Uno de los efectos más comunes de un derrame cerebral es la paresia, un término médico que se refiere a la debilidad o pérdida parcial del movimiento en una parte del cuerpo. La gravedad de la paresia puede variar, desde una leve incomodidad hasta una completa parálisis.

  • Alteraciones del lenguaje (afasias):

El derrame cerebral puede afectar las áreas del cerebro responsables del lenguaje, lo que resulta en alteraciones del habla y la comprensión. La afasia puede manifestarse de diferentes maneras, desde dificultades para encontrar palabras hasta la incapacidad de comunicarse de manera coherente o de entender lo que se le está diciendo.

  • Problemas de coordinación y equilibrio:

Las áreas del cerebro encargadas de la coordinación y el equilibrio como el cerebelo pueden dañarse durante un derrame cerebral, lo que lleva a dificultades en la movilidad y el riesgo de caídas.

  • Cambios cognitivos:

Las funciones cognitivas, como la memoria, la concentración y la toma de decisiones, pueden verse afectadas. Algunas personas experimentan cambios en la personalidad y en la capacidad para procesar la información.

  • Problemas sensoriales:

La pérdida de sensibilidad, visión borrosa o dificultades para percibir estímulos sensoriales son posibles secuelas de un derrame cerebral.

¿Cuáles son las señales de alerta cuando se presenta un derrame cerebral?

Las señales de alerta de un derrame cerebral, también conocido como accidente cerebrovascular, pueden variar, pero es esencial conocer algunas de las más comunes:

  • Problemas con la sonrisa y la expresión facial:

Observar si hay asimetría en la sonrisa o si una parte del rostro parece caerse puede ser un indicador clave.

  • Debilidad o adormecimiento repentino en un lado del cuerpo:

Prestar atención a cualquier sensación inusual de debilidad o falta de sensibilidad en un brazo, pierna o incluso en un lado del cuerpo.

  • Dificultades en el habla o confusión:

La incapacidad para hablar claramente, la confusión en la expresión verbal o la dificultad para entender el lenguaje pueden ser síntomas de un derrame cerebral.

  • Problemas repentinos con la visión:

Pérdida súbita de la visión en uno o ambos ojos, visión borrosa o ver doble pueden ser señales de alerta.

  • Dolor de cabeza intenso y repentino:

Un dolor de cabeza extremadamente intenso y repentino, a menudo descrito como el «peor dolor de cabeza de la vida», puede ser un síntoma de un derrame cerebral.

  • Problemas de equilibrio y coordinación:

La dificultad para caminar, mareos repentinos o falta de coordinación pueden indicar un evento cerebral agudo.

Es vital subrayar que la rapidez en la respuesta es esencial. Ante la presencia de estas señales, es imperativo buscar atención médica de inmediato. La creadora de contenido web resalta la importancia de difundir esta información para aumentar la conciencia sobre los síntomas de un derrame cerebral y promover una acción rápida que pueda marcar la diferencia en el pronóstico y la recuperación.

Rehabilitación y tratamiento

El tratamiento de forma inicial muchas veces es conservador, es decir, se mantiene en vigilancia y se tratan de eliminar los factores de riesgo que pueden condicionar otro derrame cerebral. Existen casos graves en los que si el sangrado es muy extenso condiciona un importante aumento de la presión intracraneal, por lo que se llega a requerir una cirugía donde se abra el cráneo para liberar esa presión y disminuir el daño al tejido cerebral.

A largo plazo el tratamiento se basará en la terapia de rehabilitación. Fundamental para mejorar la calidad de vida del paciente y minimizar las secuelas a largo plazo. Los enfoques de tratamiento pueden incluir fisioterapia, terapia ocupacional, terapia del habla y terapia psicológica. El plan de rehabilitación es individualizado según el déficit que haya presentado cada persona.

Prevención de derrames cerebrales

Dado que muchas de las causas de los derrames cerebrales están relacionadas con el estilo de vida y los factores de riesgo, la prevención desempeña un papel crucial. Adoptar hábitos de vida saludables, como mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente, controlar la presión arterial y abstenerse del tabaco y el exceso de alcohol, puede reducir significativamente el riesgo de sufrir un derrame cerebral. Además, de que el médico puede indicar medicamentos para evitar nuevos episodios, como los antihipertensivos

Un derrame cerebral puede tener consecuencias devastadoras, afectando la movilidad, el habla y diversas funciones cognitivas. La comprensión de las causas y las posibles secuelas es crucial para fomentar la conciencia pública y promover la prevención. La atención médica inmediata y la rehabilitación adecuada son clave para maximizar la recuperación y mejorar la calidad de vida de quienes han experimentado esta condición. 

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes