Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria (HADS) post ACV

La Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria (HADS) es una herramienta valiosa para evaluar la ansiedad y la depresión en pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular (ACV). Esta escala es particularmente útil en el contexto hospitalario porque está diseñada para identificar los trastornos del ánimo en pacientes con condiciones médicas físicas sin que sus síntomas físicos interfieran con la evaluación psicológica. Aquí se explica cómo se aplica la HADS en pacientes pos ACV:

1. Administración de la Escala

  • Momento de aplicación:

La HADS puede aplicarse en diferentes etapas post ACV, incluyendo durante la hospitalización inicial o en visitas de seguimiento. Es útil para detectar cambios en el estado emocional a lo largo del tiempo.

  • Metodología:

La escala consiste en 14 ítems divididos en dos subescalas: una para ansiedad y otra para depresión. Cada ítem se califica de 0 a 3, lo que permite una evaluación graduable de la severidad de los síntomas.

2. Interpretación de los Resultados

  • Puntuación:

Las puntuaciones se suman por separado para las subescalas de ansiedad y depresión. Una puntuación de 0-7 en cada subescala se considera normal, 8-10 indica un caso limítrofe, y 11-21 sugiere un trastorno clínicamente significativo.

  • Acciones subsiguientes:

Las puntuaciones altas podrían necesitar una evaluación más profunda por parte de un psicólogo o psiquiatra para confirmar el diagnóstico y planificar el tratamiento adecuado.

3. Importancia en el Contexto del ACV

  • Detección temprana:

La aplicación de la HADS permite la identificación temprana de síntomas de ansiedad y depresión, lo cual es crucial, ya que estos pueden afectar negativamente la recuperación física y la calidad de vida.

  • Intervención temprana:

Identificar estos trastornos permite implementar intervenciones psicológicas o farmacológicas oportunas, lo que puede mejorar significativamente los resultados de la rehabilitación.

4. Beneficios de su Uso

  • Focalizada:

Al no estar influida por las condiciones físicas del paciente, proporciona una medida fiable y válida del estado emocional en pacientes con limitaciones físicas graves, como es frecuente tras un ACV.

  • Versatilidad:

Su formato simple y breve facilita que sea administrada por diferentes profesionales de la salud y en varios entornos clínicos.

5. Limitaciones y Consideraciones

  • Cultural y lingüística:

Es importante considerar las diferencias culturales y lingüísticas al aplicar la HADS, especialmente en entornos multiculturales o en poblaciones donde el idioma original de la escala no es el materno. Es crucial contar con versiones validadas de la escala en el idioma local para garantizar su precisión y relevancia.

  • Interacción con tratamientos médicos:

Algunos tratamientos para el ACV pueden influir en el estado de ánimo del paciente, y es importante distinguir entre los efectos secundarios de los medicamentos y los síntomas de trastornos emocionales genuinos.

  • Adaptación al paciente:

Dada la variabilidad en la severidad y tipo de incapacidades tras un ACV, la escala debe ser adaptada en su administración, asegurando que el paciente comprenda y pueda responder adecuadamente a los ítems, lo cual puede requerir asistencia o adaptaciones en ciertos casos.

6. Uso en la Planificación del Tratamiento

  • Rehabilitación integral:

Los resultados obtenidos con la HADS pueden integrarse en la planificación del tratamiento de rehabilitación, asegurando que se aborden tanto las necesidades físicas como emocionales del paciente.

  • Seguimiento continuo:

La HADS puede ser útil no solo para la evaluación inicial, sino también como una herramienta de seguimiento en el proceso de recuperación, permitiendo ajustes en el plan de tratamiento conforme cambian las necesidades emocionales del paciente.

La aplicación de la HADS en pacientes que han experimentado un ACV es un ejemplo claro de cómo la atención médica integral y multidisciplinaria puede mejorar significativamente el bienestar y la recuperación de los pacientes. Este enfoque holístico es esencial para abordar las complejas necesidades de quienes han sufrido un ACV, proporcionando no solo soporte físico sino también emocional y psicológico, facilitando así una recuperación más completa y satisfactoria.

¿Qué componentes de medición se usan en esta escala?

La Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria (HADS) está compuesta por dos subescalas: una para medir la ansiedad y otra para medir la depresión. Cada subescala contiene 7 ítems, haciendo un total de 14 ítems en la escala completa. Aquí se describen los componentes de medición que utiliza cada subescala:

Subescala de Ansiedad (HADS-A)

  • Ítems: Evalúa síntomas comunes de ansiedad, como los nervios, la tensión, el temor, el pánico y la inquietud general. Los ítems están formulados para captar la condición anímica general sin que los síntomas físicos de las enfermedades interfieran.
  • Ejemplos de preguntas:
  1. «Me siento tenso o ‘enervado’.»
  2. «Siento una especie de miedo, como si algo horrible fuera a pasar.»
  3. «Me preocupo excesivamente por situaciones en las que no debería preocuparme.»

Subescala de Depresión (HADS-D)

  • Ítems: Evalúa aspectos típicos de la depresión, como el desánimo, la pérdida de interés en actividades cotidianas, la disminución de la energía, y sentimientos de tristeza o desesperanza.
  • Ejemplos de preguntas:
  1. «He perdido el interés en mis apariencias.»
  2. «Me siento lento y sin energía.»
  3. «Siento que he perdido la alegría en mi vida.»

Metodología de Puntuación

  • Escala de Respuesta:

Cada ítem en la escala se califica en una escala de 4 puntos, que varía de 0 a 3. Los ítems están formulados para que algunos sean directos y otros inversos, asegurando una evaluación equilibrada y reduciendo el sesgo de respuesta.

  • Cálculo de Puntuaciones:

Las respuestas se suman para obtener una puntuación total para cada subescala. El rango de cada subescala va de 0 a 21, con puntuaciones más altas indicando mayor ansiedad o depresión.

Uso Clínico

  • Detección de trastornos del ánimo:

La escala es útil para identificar la presencia y la severidad de trastornos de ansiedad y depresión en pacientes hospitalizados, especialmente aquellos con condiciones médicas serias.

  • No incluye síntomas físicos:

Al diseñar ítems que no se confunden con síntomas físicos de enfermedades, la HADS es especialmente apropiada para usar en contextos médicos donde los pacientes pueden tener múltiples síntomas físicos debido a su condición de salud.

La HADS es apreciada por su brevedad, facilidad de aplicación y por su capacidad para ser utilizada en una variedad de entornos clínicos, ayudando a los profesionales de la salud a monitorear de forma efectiva los estados emocionales en pacientes con enfermedades físicas, incluyendo aquellos que han sufrido un ACV.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes