Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Utilidad de la Escala ARC en el ACV

En contexto de accidente cerebrovascular, se genera la estratificación del riesgo de eventos isquémicos y hemorrágicos, por lo que es de vital importancia a fin de implementar una estrategia terapéutica individualizada.

La identificación precisa de los pacientes con síndrome coronario agudo y alto riesgo hemorrágico (ARH) es esencial para maximizar los beneficios del tratamiento antitrombótico y los procedimientos invasivos mientras se minimizan los eventos hemorrágicos.

¿Qué es la Escala ARC- HBR?

La Academic Research Consortium for High Bleeding Risk ha realizado un documento consenso en el cual se brindan herramientas para la identificación de aquellos pacientes con elevado riesgo de ocurrencia de eventos hemorrágicos (ARC-HBR). Se han comparado diversos estudios con el poder predictivo de esta escala de riesgo en relación con otras escalas utilizadas en la práctica clínica, determinando que la ARC-HBR presenta una mayor sensibilidad para la identificación de pacientes con mayor riesgo de hemorragias en el seguimiento. 

Componentes de la Escala ARC

La escala clasifica 20 factores de riesgo hemorrágico en criterios mayores o menores según estos valores de corte y el riesgo de hemorragia asociado. Se define como criterio mayor cualquiera que, por sí solo, se asocie con la frecuencia de los eventos mencionados y como criterio menor, cualquier criterio que, por sí solo, se asocie con una mayor tasa de hemorragias.

Se consideró que los pacientes con 1 o más criterios mayores o 2 o más criterios menores corrían un ARH (alto riesgo hemorrágico).    

Podemos encontrar en los criterios mayores:

  • Uso previsto de anticoagulación oral a largo plazo.
  • ERC grave o terminal.
  • HB <11g/dl.
  • Hemorragia espontánea que haya requerido hospitalización y/o una transfusión sanguínea en los últimos 6 meses o en cualquier momento si fuera recurrente.
  • Trombocitopenia moderada o grave (<100 000/µl) diagnosticada de forma inicial.
  • Diátisis hemorrágica crónica.
  • Cirrosis hepática con hipertensión portal.
  • Enfermedad neoplásica activa.
  • Antecedentes de hemorragia intracraneal espontánea (en cualquier momento).
  • Antecedentes de hemorragia intracraneal traumática en los últimos 12 meses.
  • Malformación arteriovenosa cerebral.
  • ACV isquémico moderado o grave en los últimos 6 meses.
  • Cirugía importante reciente o traumatismo grave en los 30 días anteriores.
  • Cirugía importante impostergable en un paciente que recibe 2 fármacos antiplaquetarios.

En los criterios menores, se encuentra:

  • Edad ≥75 años.
  • ERC con Tasa de Filtración Glomerular de 30-59 ml/min/1,73 m2
  • Hb 11-12,9 g/dl en hombres o 11-11,9 g/dl en mujeres.
  • Hemorragia espontánea que haya requerido hospitalización y/o una transfusión sanguínea en los últimos 12 meses que no cumplan el criterio mayor.
  • Uso crónico de AINE o glucocorticoides orales.
  • Antecedente de ACV isquémico en cualquier momento que no cumpla el criterio mayor.

 Interpretación de la escala

  • Riesgo de hemorragia alto: ≥1 criterio mayor o 2 criterios menores.

Ventajas del uso de la escala

Es útil para los médicos, ya que ayuda a identificar correctamente a los pacientes con alto riesgo hemorrágico con el fin de adaptar de manera óptima las estrategias para evitar hemorragias a los pacientes.

La gran mayoría de los criterios del ARC-HBR por separado son criterios válidos para predecir el riesgo hemorrágico de los pacientes, y proporcionan estimaciones de riesgo más precisas para predecir el riesgo de hemorragia mayor y parece una herramienta clínica más adecuada para la identificación y el tratamiento de los pacientes con alto riesgo de hemorragias.

¿Cuándo se utiliza la Escala ARC- HBR?

Se han diseñado varias escalas que pretenden evaluar el riesgo de trombosis y el riesgo de sangrado para diferentes enfermedades, y que permiten comparar la probabilidad de sufrir una complicación isquémica o hemorrágica, para definir la indicación de la terapia y su duración.

Las tres escalas de evaluación más conocidas que pretenden establecer el riesgo isquémico o hemorrágico en los pacientes que han sufrido un evento coronario agudo previo son la DAPT (Dual AntiPlatelet Therapy), la PRECISE-DAPT (PREdicting bleeding Complications In patients undergoing Stent implantation and subsEquent Dual Anti Platelet Therapy) y la ARC-HBR (Academic Research Consortium for High Bleeding Risk). La primera evalúa el riesgo de sufrir una complicación trombótica, mientras que las dos últimas evalúan el riesgo de sangrado.

La ARC-HBR puede ser difícil de aplicar en la práctica clínica habitual, pues incluye algunos criterios demasiado específicos, como la existencia de una malformación arteriovenosa cerebral, cirrosis hepática con hipertensión portal o diátesis hemorrágica crónica. Sin embargo, suele ser de importancia, ya que evalúa la eficacia y la seguridad de los medicamentos empleados y pacientes con alto riesgo de sangrado que fueron llevados a angioplastia coronaria. 

Principales Síntomas de un Accidente Cerebrovascular (ACV)

Un accidente cerebrovascular (ACV), también conocido como derrame cerebral o infarto cerebral, es una emergencia médica que requiere atención inmediata. Identificar los síntomas de un ACV rápidamente puede ser crucial para minimizar el daño cerebral y mejorar las probabilidades de recuperación. Aquí te presentamos los principales síntomas que debes conocer:

  • Debilidad Súbita en un Lado del Cuerpo

Uno de los signos más comunes de un ACV es la debilidad o parálisis súbita en la cara, brazo o pierna, especialmente en un solo lado del cuerpo. Este síntoma se puede presentar como una sensación de entumecimiento o una incapacidad para mover los músculos afectados.

  • Confusión y Problemas de Comunicación

Un ACV puede causar confusión repentina, problemas para hablar o entender el lenguaje. La persona afectada puede tener dificultad para encontrar las palabras correctas, hablar de manera ininteligible o no comprender lo que otros dicen.

  • Problemas Visuales

La pérdida repentina de la visión en uno o ambos ojos es otro signo alarmante de un ACV. Esto puede incluir visión borrosa, visión doble o pérdida total de la visión en uno de los campos visuales.

  • Dificultad para Caminar y Pérdida del Equilibrio

La pérdida súbita de la coordinación y el equilibrio, junto con mareos o vértigo, puede ser un indicio de un ACV. Las personas afectadas pueden tropezar, caerse o no ser capaces de mantener el equilibrio.

  • Dolor de Cabeza Intenso

Un dolor de cabeza repentino y severo, que puede ser descrito como el peor dolor de cabeza de la vida de una persona, a menudo acompañado de náuseas, vómitos o alteración del estado de conciencia, puede ser un signo de un ACV hemorrágico.

  • Dificultad para Tragar

La disfagia o dificultad para tragar puede presentarse en personas que están sufriendo un ACV. Esto puede llevar a problemas de aspiración y complicaciones pulmonares si no se trata adecuadamente.

Importancia del Reconocimiento Rápido

El reconocimiento rápido de estos síntomas y la búsqueda inmediata de atención médica pueden hacer una gran diferencia en el resultado de un ACV. Recuerda el acrónimo «FAST» (Rápido), que en inglés significa:

  • Face (Cara): ¿Está caída un lado de la cara?
  • Arms (Brazos): ¿Puede levantar ambos brazos?
  • Speech (Habla): ¿Tiene dificultad para hablar o es ininteligible?
  • Time (Tiempo): Si observa alguno de estos síntomas, llame al 911 o al servicio de emergencias local de inmediato.

Comprender y reconocer los síntomas de un accidente cerebrovascular es fundamental para asegurar una intervención rápida y eficaz. Si sospechas que alguien está teniendo un ACV, actúa rápidamente y busca ayuda médica de inmediato. La detección temprana y el tratamiento oportuno pueden salvar vidas y reducir significativamente el daño cerebral.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes