Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué es la Escala de VAN para Accidente Cerebrovascular?

En el mundo de la medicina, cada minuto cuenta. En ningún lugar es esto más cierto que en el caso de un accidente cerebrovascular (ACV) ocasionado por un infarto cerebral. El ACV es una emergencia médica grave que ocurre cuando el flujo sanguíneo al cerebro se ve interrumpido, ya sea por un coágulo de sangre (ACV isquémico) o por la ruptura de un vaso sanguíneo (ACV hemorrágico).

La rápida identificación y tratamiento del infarto cerebral es crucial para minimizar el daño cerebral y mejorar las posibilidades de recuperación del paciente. Es por esto que se han desarrollado herramientas como escalas prehospitalarias para la rápida identificación de un infarto cerebral, como la escala de VAN para accidente cerebrovascular.

¿Qué es un accidente cerebral?

El accidente cerebrovascular isquémico, es decir, un infarto cerebral, se debe a la oclusión de una de las arterias del cerebro, lo cuál ocasiona que la región del cerebro a la que esa arteria le proporciona oxígeno y otros nutrientes se dañe. Dependiendo del área cerebral afectada son los síntomas que pueden presentarse como debilidad de una parte del cuerpo, alteraciones visuales, del habla, entre otros síntomas.

Gran parte de los infartos cerebrales se deben a la oclusión de grandes vasos, es decir, arterias intracraneales de gran calibre como las arterias carótidas comunes, carótidas internas y arteria cerebral media. La oclusión de una de estas arterias son las que ocasionan los síntomas más típicos previamente mencionados. Mientras que la oclusión de otras arterias más pequeñas en otras áreas del cerebro puede ocasionar síntomas como vértigo, alteraciones sensitivas, problemas de la coordinación o marcha.

¿Para qué sirve la escala de VAN para accidente cerebrovascular?

La Escala de VAN emerge como una herramienta esencial en la evaluación prehospitalaria de los pacientes con sospecha de ACV. Pero, ¿qué es exactamente la Escala de VAN y por qué es tan importante?

Si bien existen otras escalas ampliamente utilizadas para evaluar un infarto cerebral como la escala de NIHSS, la Escala de VAN para accidente cerebrovascular es una herramienta de evaluación rápida utilizada para determinar la probabilidad de que un paciente esté experimentando un infarto cerebral. El término «VAN» es un acrónimo que representa tres criterios clínicos: «Visión», «Afasia» y «Neglect» (negligencia). Estos criterios se basan en los síntomas y signos neurológicos observados durante la evaluación inicial del paciente con un infarto cerebral por oclusión de grandes vasos.

·   Visión: Este criterio evalúa la presencia de síntomas visuales como visión doble, hemianopsia (no poder observar la mitad del campo visual), o ceguera completa de nueva aparición.

·   Afasia: Se refiere a la presencia de un trastorno del lenguaje, ya sea de tipo motor (no poder emitir palabras a pesar de entender lo que se le está diciendo), sensitiva (no entender lo que se le dice), anomia (no poder denominar 2 objetos), mixta (que contenga ambos elementos) o global (no puede comunicarse nada).

·   Neglect: Este criterio evalúa la presencia de desatención unilateral, es decir, la falta de atención o la incapacidad para percibir estímulos simultáneos en el cuerpo o del entorno, así como la incapacidad de reconocer una parte del cuerpo.

La Escala de VAN asigna un punto por cada criterio presente, con un puntaje máximo de tres. Los pacientes que obtienen un puntaje alto en la Escala de VAN tienen una mayor probabilidad de estar experimentando un infarto cerebral y pueden beneficiarse de una evaluación y tratamiento urgentes.

¿Cuál es la ventaja de la escala VAN para accidente cerebrovascular?

Una de las principales ventajas de la Escala de VAN es su simplicidad y facilidad de uso. Puede ser realizada en un ambiente prehospitalario, como paramédicos o técnicos de emergencias médicas, con un mínimo de entrenamiento, o incluso por cualquier persona no relacionada a cuidados de la salud. Esto significa que los pacientes pueden ser evaluados rápidamente en el lugar de la emergencia, lo que permite una intervención temprana y potencialmente salvadora. De esta forma se puede identificar rápidamente a las personas que tienen una alta probabilidad de estar presentando un infarto cerebral.

La importancia de poder identificar rápidamente un infarto cerebral no puede ser exagerada. Cada minuto que pasa sin tratamiento adecuado aumenta el riesgo de daño cerebral permanente y discapacidad a largo plazo. Se estima que, por cada minuto de retraso en el tratamiento de un infarto cerebral, se pierden aproximadamente 1.9 millones de neuronas en el cerebro, por lo que la capacidad de identificar rápidamente un infarto cerebral puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte, así como entre la recuperación completa y la discapacidad permanente para los pacientes afectados.

¿Qué aplicaciones tiene en la neurorehabilitación?

Cuando se habla de la Escala de VAN en el contexto de la neurorehabilitación, se destaca su utilidad en varios aspectos fundamentales:

  • Evaluación Inicial:

Permite realizar una valoración objetiva y sistemática del estado neurológico del paciente tras un ACV. Esta evaluación inicial es crucial para establecer un punto de partida desde el cual medir el progreso a lo largo del tiempo.

  • Identificación de Áreas Específicas de Afectación:

La Escala de VAN ayuda a identificar con precisión las áreas específicas del cerebro que han sido afectadas por el ACV. Esto es vital para diseñar intervenciones de rehabilitación dirigidas a mejorar las funciones comprometidas, como el habla, la movilidad, la coordinación, o la capacidad cognitiva.

  • Monitoreo del Progreso:

A lo largo del proceso de rehabilitación, la Escala de VAN puede utilizarse repetidamente para evaluar el progreso del paciente. Esta información permite ajustar el plan de tratamiento según sea necesario, optimizando la recuperación y la re-adaptación del paciente a sus actividades diarias.

  • Comunicación entre Profesionales:

Facilita una comunicación clara y efectiva entre los distintos profesionales involucrados en la atención del paciente, como neurólogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, y logopedas. Al contar con un lenguaje común sobre el estado y progreso del paciente, se favorece un enfoque de tratamiento cohesivo y multidisciplinario.

  • Investigación y Desarrollo:

La Escala de VAN también desempeña un papel importante en la investigación sobre la eficacia de diferentes enfoques de neurorehabilitación. Al proporcionar datos cuantitativos sobre los resultados del tratamiento, facilita la comparación de la eficacia de diferentes técnicas y enfoques de rehabilitación.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes