Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Escala de valoración pupilar para infarto cerebral

La exploración de las pupilas constituye una parte fundamental de la exploración neurológica. Este examen incluye el registro del tamaño, la simetría y la reactividad a la luz de ambas pupilas. Sin embargo, existe una gran variabilidad entre observadores al analizar estos parámetros, debido a la influencia de una serie de factores tales como la variabilidad en la luz ambiental, la agudeza visual y la experiencia del propio observador, la intensidad del estímulo luminoso y el método utilizado para dirigir este estímulo.

El infarto cerebral representa en los países desarrollados uno de los condicionantes más importantes de ingreso hospitalario, de incapacidad permanente y de muerte. Es la principal causa de discapacidad, dependencia y pérdida de la capacidad de relación social. Esto genera expresiones clínicas neuro-oftalmológicas, merece ser destacado que los vasos retinianos comparten características anatómicas, fisiológicas y embriológicas con los vasos cerebrales.

¿Cómo funcionan las vías nerviosas y arteriales en el control pupilar?

La pupila es el orificio, habitualmente redondo, que en los humanos se encuentra en el centro del iris para permitir la entrada de luz hasta la retina y garantizar la visión. El diámetro de las pupilas está regulado por el sistema nervioso autónomo (simpático–parasimpático) que asegura el paso de la cantidad exacta de luz necesaria en cada momento.  

La arteria oftálmica es la encargada de irrigar las estructuras del ojo y de la órbita. Es la primera rama de la arteria carótida interna, se dirige hacia delante para atravesar el foramen óptico y penetra en la órbita junto al nervio óptico. Es una vía importante anastomótica entre las arterias carótidas interna y externa, que adquiere gran relevancia en la oclusión arterial carotídea.                           

Examen para valorar la pupila

El examen de las pupilas incluye el tamaño, la forma, la reactividad a la luz y la respuesta consensual. Estas deben ser examinadas con una luz intensa y luego con luz tenue.

  • Tamaño y forma de las pupilas:

Una pupila de menos de 2 mm se considera miótica y cuando es mayor de 4 mm, midriática. El examinador debe indagar sobre antecedentes importantes como el uso de medicamentos tópicos oculares, la cirugía oftalmológica y la diabetes mellitus que puedan afectar la respuesta pupilar.     

  • Reactividad de la luz:

La respuesta a la luz debe examinarse en cada ojo separadamente con una fuente de luz halógena o con un oftalmoscopio, desde abajo, y procurando no iluminar el ojo contralateral para evitar una reacción por cercanía. Una pupila se considera reactiva si su diámetro no cambia en más de un milímetro al ser estimulada con una luz adecuada. El diagnóstico de ausencia de reacción pupilar debe ser confirmado con lentes de aumento de 10-20 dioptrías.                  

  • Respuesta consensual

El reflejo cilioespinal (dilatación pupilar al dolor) debe explorarse con luz tenue. La respuesta consensual se examina pidiéndole al paciente que mire un objeto: a medida que se acerca a los ojos se produce convergencia de la mirada y miosis; cuando se aleja se produce la respuesta contraria. Para esta maniobra se requiere que el paciente esté consciente y cooperativo.

¿Qué podemos encontrar en las pupilas de un paciente con infarto cerebral?

Dentro del infarto cerebral, puede producir una cantidad importante de síntomas y signos clínicos oculares, entre ellos se incluyen; síndromes clínicos de afectación oculomotora y visual de la enfermedad vascular, la patología oclusiva carotídea puede manifestarse a nivel ocular de múltiples formas. La ceguera monocular transitoria, oclusiones de la arteria central de la retina, oclusiones de rama de las arterias retinianas, embolias de la arteria retiniana, síndromes isquémicos oculares y neuropatías ópticas isquémicas entre otras son una muestra de ellas. 

La importancia de realizar un adecuado examen pupilar

El examen de las pupilas es una valiosa herramienta de monitoreo clínico. Las alteraciones pupilares deben interpretarse junto al resto del examen neurológico y los complementarios, sobre todo de neuroimagen.                      

Por regla general, las lesiones hemisféricas tienen poca repercusión sobre la función pupilar a menos que generan hipertensión intracraneal y herniación cerebral. En el paciente despierto, la aparición de anisocoria no suele deberse a incremento de la presión intracraneal. Múltiples sustancias tóxicas, medicamentos (tópicos o sistémicos) o la encefalopatía post hipóxica provocan alteraciones pupilares en el paciente traumatizado.

¿Cuáles son los síntomas de un infarto cerebral?

  • Debilidad o Parálisis en un Lado del Cuerpo:

Una de las señales más evidentes es la debilidad repentina o la parálisis en un lado del cuerpo, afectando la cara, brazo o pierna. Esto suele presentarse en un solo lado, conocido como hemiparesia o hemiplejía.

  • Dificultad para Hablar o Entender:

Las personas pueden experimentar dificultad para hablar, conocida como afasia, o dificultad para comprender lo que otros dicen. Esto puede incluir balbuceo, habla incoherente o incapacidad para encontrar las palabras correctas.

  • Problemas de Visión:

Un infarto cerebral puede causar pérdida de visión en uno o ambos ojos, visión borrosa o visión doble.

  • Dolor de Cabeza Severo:

Un dolor de cabeza repentino y severo, sin causa aparente, puede ser un síntoma de infarto cerebral, especialmente si se acompaña de vómitos o alteración del estado de conciencia.

  • Problemas de Coordinación y Equilibrio:

La persona puede tener dificultad para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o falta de coordinación.

  • Entumecimiento:

Sensación de adormecimiento o falta de sensibilidad, generalmente en un solo lado del cuerpo.

  • Confusión Súbita:

Alteraciones mentales repentinas, incluyendo confusión, dificultad para pensar claramente o pérdida de memoria.

Reconocimiento y Acción Rápida:

Un método comúnmente utilizado para reconocer los síntomas de un infarto cerebral es el acrónimo FAST, que en inglés significa rápido, pero también es un mnemónico para:

  • F (Face – Cara):

Pide a la persona que sonría. Observa si un lado de la cara cae.

  • A (Arms – Brazos):

Pide a la persona que levante ambos brazos. Fíjate si uno de los brazos baja.

  • S (Speech – Habla):

Pide a la persona que repita una frase simple. Observa si su habla es arrastrada o extraña.

  • T (Time – Tiempo):

Si observas alguno de estos síntomas, es crucial llamar inmediatamente a emergencias. El tiempo es esencial.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes