Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué escalas se utilizan para reconocer un ictus?

El ictus, o accidente cerebrovascular (ACV), es una emergencia médica que requiere detección rápida y precisa para minimizar los daños neurológicos y mejorar las probabilidades de recuperación. Las escalas de evaluación son herramientas fundamentales para los profesionales de la salud en la identificación y el tratamiento temprano del ictus. A continuación, exploramos algunas de las principales escalas utilizadas en la práctica clínica.

Escala de Cincinnati

La escala de Cincinnati, también conocida como Cincinnati Prehospital Stroke Scale (CPSS), es una herramienta sencilla y efectiva que se utiliza principalmente en la evaluación prehospitalaria. Esta escala se basa en tres pruebas básicas para identificar rápidamente los signos de un ictus:

  1. Caída de la cara: Se pide al paciente que sonría o muestre los dientes. La presencia de asimetría facial, como la caída de un lado de la cara, puede indicar un ictus.
  2. Debilidad en el brazo: Se pide al paciente que cierre los ojos y levante ambos brazos al mismo tiempo. Si uno de los brazos cae o no puede mantenerse en la misma posición, podría ser un signo de ictus.
  3. Problemas en el habla: Se le pide al paciente que repita una frase sencilla. La dificultad para hablar o el habla arrastrada también son indicativos de un ictus.

 La escala de Cincinnati es conocida por su simplicidad y rapidez, siendo una herramienta clave para los primeros respondedores y el personal de emergencias médicas. Su alta sensibilidad y especificidad la hacen adecuada para uso en el campo, permitiendo la rápida identificación y transporte del paciente a un centro especializado.

Escala FAST

La escala FAST es una variación de la Escala de Cincinnati y se utiliza ampliamente en campañas de concienciación pública sobre el ictus. FAST es un acrónimo que resume los principales signos de ictus y la importancia de actuar con rapidez:

· F (Face): Caída facial. El paciente puede presentar debilidad en un lado de la cara, lo que se hace evidente al intentar sonreír.

· A (Arm): Debilidad en el brazo. Se le pide al paciente que levante ambos brazos y se observa si uno de ellos se desvía hacia abajo.

· S (Speech): Dificultades en el habla. La persona puede tener problemas para hablar o entender, presentando un lenguaje incoherente o arrastrado.

· T (Time): Tiempo. Si se observan estos signos, es crucial actuar inmediatamente y llamar a los servicios de emergencia, ya que cada minuto cuenta para minimizar el daño cerebral. 

Escala NIHSS (National Institutes of Health Stroke Scale)

La escala NIHSS es una herramienta más detallada y se utiliza principalmente en el entorno hospitalario. Esta escala evalúa varios aspectos de la función neurológica y proporciona una puntuación que ayuda a determinar la gravedad del ictus. Los elementos evaluados incluyen:

1. Nivel de consciencia: Se evalúa la capacidad del paciente para responder a preguntas básicas y seguir comandos simples. Se asignan puntos basados en la claridad de las respuestas.

2. Control motor: Se mide la fuerza y el movimiento de las extremidades. Se observa si el paciente puede levantar y mantener los brazos y las piernas en el aire.

3. Función sensorial: Se evalúa la respuesta a estímulos táctiles y dolorosos, determinando si hay disminución o ausencia de sensibilidad.

4. Campo visual: Se examina la visión periférica del paciente para detectar cualquier pérdida de visión en uno o ambos ojos.

5. Lenguaje y habla: Se analiza la capacidad del paciente para nombrar objetos y repetir frases, evaluando la coherencia y fluidez del habla. 

La puntuación total puede variar desde 0 (sin ictus) hasta 42 (ictus severo). Esta escala es fundamental para el monitoreo continuo del paciente y para guiar las decisiones de tratamiento, incluyendo la administración de trombolíticos y la necesidad de intervenciones quirúrgicas.

Escala de Los Ángeles (LAPSS)

La escala de Los Ángeles (LAPSS) es otra herramienta de evaluación prehospitalaria utilizada por los servicios de emergencias médicas. LAPSS es similar a la Escala de Cincinnati pero incluye criterios adicionales para mejorar la precisión en la detección del ictus:

1. Edad mayor de 45 años: Los ictus son más comunes en personas mayores, por lo que este criterio ayuda a enfocar la evaluación.

2. Sin historia de convulsiones: Este criterio ayuda a descartar otras condiciones neurológicas que podrían presentar síntomas similares.

3. Inicio de los síntomas dentro de las últimas 24 horas: Es crucial conocer el momento del inicio de los síntomas para determinar la elegibilidad para ciertos tratamientos como la trombolisis.

4. El paciente no está en cama o en silla de ruedas: Este criterio descarta aquellos pacientes cuya movilidad ya está comprometida por otras razones.

5. Nivel de glucosa en sangre dentro de los rangos normales: La hipoglucemia o hiperglucemia pueden causar síntomas similares a los de un ictus, por lo que es importante asegurarse de que los niveles de glucosa sean normales.

Cuáles son los síntomas de un Ictus

Debilidad o Entumecimiento Súbito:

  • En la Cara, Brazo o Pierna: Especialmente si se presenta en un solo lado del cuerpo. La persona puede experimentar dificultad para levantar un brazo o notar que un lado de su rostro cae o se siente débil.

Confusión o Problemas para Hablar y Comprender:

  • Dificultad para Hablar: La persona puede tener problemas para articular palabras o emitir sonidos coherentes.
  • Dificultad para Comprender el Lenguaje: Puede haber confusión o dificultad para entender lo que otros están diciendo.

Problemas de Visión:

  • Pérdida de Visión en uno o ambos Ojos: La persona puede experimentar visión borrosa, visión doble o pérdida completa de la visión en uno o ambos ojos.

Dificultad para Caminar:

  • Mareo o Pérdida del Equilibrio: Puede presentarse un desequilibrio repentino, mareos o falta de coordinación, lo que dificulta caminar.

Dolor de Cabeza Severo y Súbito:

  • Cefalea Intensa: Un dolor de cabeza repentino y severo, a menudo descrito como el peor dolor de cabeza de la vida de la persona, puede ser un síntoma de ictus, especialmente si se presenta junto con otros síntomas neurológicos.

Náuseas o Vómitos:

  • Estos síntomas pueden acompañar a un ictus, especialmente si el ictus afecta el tronco cerebral.

Convulsiones:

  • Aunque no es común, algunas personas pueden experimentar convulsiones durante un ictus.

Desmayo o Pérdida del Conocimiento:

  • La persona puede desmayarse o perder el conocimiento.

Importancia de la Acción Rápida

El tratamiento temprano es esencial para limitar el daño cerebral y mejorar los resultados a largo plazo. El ictus es una emergencia médica, y cada minuto cuenta. Cuanto antes se reciba tratamiento, mayores serán las posibilidades de recuperación y menores las secuelas.

Prevención y Control

Además de conocer los síntomas, es fundamental tomar medidas para reducir el riesgo de ictus. Mantener un estilo de vida saludable, controlar la presión arterial, evitar el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, y manejar adecuadamente condiciones como la diabetes y el colesterol alto son estrategias clave para la prevención.

Si conoces a alguien que podría estar experimentando un ictus o tú mismo presentas estos síntomas, no dudes en buscar ayuda médica de inmediato. La intervención temprana puede salvar vidas y mejorar significativamente la calidad de vida tras un ictus.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes