Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Quién trata un infarto cerebral?

Cuando se presenta un infarto cerebral, es crucial buscar atención médica de inmediato. Por lo general, el equipo de profesionales encargado de tratar un infarto cerebral incluye neurólogos, médicos de emergencia y especialistas en neurorehabilitación. En el contexto de Monterrey, Nuevo León, es probable que encuentres centros médicos como Neurocenter, donde se brinda atención neurológica integral.

El proceso de tratamiento comienza con la evaluación inicial en la sala de emergencias, donde se determina la gravedad del infarto cerebral. Los neurólogos desempeñan un papel fundamental en este punto, utilizando pruebas como la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RM) para diagnosticar y comprender la extensión del daño cerebral.

Después de la fase aguda, se inicia la fase de recuperación y rehabilitación. Aquí es donde los especialistas en neurorehabilitación entran en juego. Estos profesionales diseñan planes de tratamiento personalizados que pueden incluir fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia, según las necesidades individuales del paciente.

¿Qué es un infarto cerebral?

El infarto cerebral es el término que usan los médicos cuando una parte del cerebro muere porque no recibe sangre durante demasiado tiempo, coloquialmente conocido como una embolia cerebral. Hay dos tipos principales de evento cerebrovascular:

  • Evento cerebrovascular isquémico es causado por un bloqueo en un vaso sanguíneo en el cerebro
  • Evento cerebrovascular hemorrágico es causado por un sangrado en el cerebro o el área circundante.

 Cuando un paciente experimenta un infarto cerebral, es fundamental buscar atención médica de inmediato. En este contexto, el neurólogo desempeña un papel crucial en el tratamiento y la gestión de esta condición.

 ¿Existen factores de riesgo para desarrollar un infarto cerebral?

Factores de riesgo de evento cerebrovascular isquémico:

  • Edad mayor de 40 años
  • Enfermedad del corazón
  • Presión arterial alta
  • Fumar
  • Diabetes
  • Altos niveles de colesterol en la sangre
  • Uso de drogas ilegales
  • Parto reciente
  • Historia previa de ataque isquémico transitorio
  • Estilo de vida inactivo y falta de ejercicio
  • Obesidad
  • Historia actual o pasada de coágulos sanguíneos
  • Antecedentes familiares de enfermedad cardíaca y/o evento cerebrovascular

Factores de riesgo de evento cerebrovascular hemorrágico:

  • Presión arterial alta
  • Fumar
  • Uso de drogas ilegales (especialmente cocaína y «metanfetamina»)
  • Uso de warfarina u otros medicamentos anticoagulantes

 ¿Cuáles son los síntomas de un infarto cerebral?

Los síntomas de un infarto cerebral a menudo se desarrollan repentinamente y luego pueden mejorar temporalmente o empeorar lentamente, según el tipo de accidente cerebrovascular y el área del cerebro afectada. 

El conocer los signos y síntomas “clásicos” de un infarto cerebral puede salvar vidas. Los síntomas clásicos del ictus se pueden recordar con el acrónimo FAST. Cada letra de la palabra representa una de las cosas que debe tener en cuenta:

  • Face-Cara:

Se puede evaluar al pedirle a la persona que sonría. Se notará debilidad repentina o caída de la cara.

  • Arm-Brazo:

Se puede evaluar al pedirle a la persona que levante ambos brazos. Habrá debilidad repentina o entumecimiento de uno o ambos brazos.

  • Speech-Habla:

Se puede evaluar al pedirle a la persona que repita una oración simple. Dificultad para hablar, dificultad para hablar o habla confusa.

  • Time-Tiempo:

El tiempo es muy importante en el tratamiento del accidente cerebrovascular. Cuanto antes comience el tratamiento, mayores serán las posibilidades de recuperación.

Cualquier persona que tenga signos o síntomas de un accidente cerebrovascular necesita atención médica inmediata en un departamento de emergencias o en un hospital. 

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Se requiere de una imagen del cerebro y de los vasos sanguíneos. Después de realizar un examen físico rápido, el médico enviará al paciente de inmediato a una tomografía computarizada o resonancia magnética. Las imágenes le permiten al médico ver el área del cerebro afectada por el accidente cerebrovascular, así como confirmar el tipo de accidente cerebrovascular (isquémico o hemorrágico).

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de una embolia cerebral depende de muchos factores diferentes. El factor más importante para determinar el tratamiento es qué tipo de accidente cerebrovascular tiene una persona, así como la cantidad de tiempo con la que la persona lleva con los síntomas 

  • Isquémico:

La principal prioridad es restaurar la circulación en las áreas cerebrales afectadas. La restauración de la circulación por lo general involucra un cierto tipo de medicamento llamado trombolítico, pero también puede involucrar un procedimiento de cateterismo.

  • Hemorrágico:

El tratamiento depende de la ubicación y la gravedad del sangrado. Reducir la presión arterial suele ser la máxima prioridad porque esto reducirá la cantidad de sangrado y evitará que empeore. Otra opción de tratamiento es mejorar la coagulación para que se detenga el sangrado. La cirugía a veces es necesaria para aliviar la presión sobre el cerebro debido a la sangre acumulada. 

¿Qué pronóstico tiene un infarto cerebral?

El impacto de un infarto cerebral en una persona puede variar ampliamente según la gravedad del evento, la parte del cerebro afectada y la rapidez con la que se recibe tratamiento. Algunas personas pueden recuperarse casi por completo, mientras que otras pueden experimentar secuelas a largo plazo. Algunas de las secuelas más comunes de un infarto cerebral incluyen:

  • Dificultades motoras:

Un infarto cerebral puede afectar la capacidad de moverse y coordinar los movimientos. Las debilidades musculares, la falta de coordinación y la pérdida de equilibrio son secuelas comunes

  • Problemas de habla y comunicación:

Las áreas del cerebro responsables del habla y la comunicación pueden verse afectadas, lo que resulta en dificultades para hablar, entender el lenguaje o expresarse

  • Problemas cognitivos:

La capacidad de pensar, razonar y recordar puede verse afectada. Los problemas cognitivos pueden incluir dificultades de memoria, confusión y cambios en la concentración

  • Cambios emocionales y psicológicos:

Un infarto cerebral puede afectar las áreas del cerebro que controlan las emociones. Esto puede dar lugar a cambios de humor, depresión, ansiedad o cambios en la personalidad

  • Cambios emocionales y psicológicos:

Un infarto cerebral puede afectar las áreas del cerebro que controlan las emociones. Esto puede dar lugar a cambios de humor, depresión, ansiedad o cambios en la personalidad

  • Problemas de deglución:

La capacidad para tragar puede verse comprometida, lo que aumenta el riesgo de aspiración

  • Problemas de control de la vejiga e intestino:

Un infarto cerebral puede afectar las funciones del sistema nervioso que controlan la vejiga e intestino, resultando en problemas de incontinencia o estreñimiento. Estos problemas pueden abordarse con terapias específicas. 

¿Cuál es el papel de la rehabilitación después de un infarto cerebral?

La rehabilitación después de un infarto cerebral es un componente crucial para la recuperación y la mejora de la calidad de vida. El objetivo principal de la rehabilitación es ayudar a los pacientes a recuperar o compensar las habilidades perdidas y a adaptarse a las secuelas del infarto cerebral. Algunos de los tipos comunes de rehabilitación después de un infarto cerebral incluyen:

  • Fisioterapia:

Esta terapia se centra en mejorar la movilidad y la función física. Los fisioterapeutas trabajan con los pacientes para fortalecer los músculos debilitados, mejorar el equilibrio y la coordinación, y facilitar la movilidad.

  • Terapia ocupacional:

Trabaja con los pacientes para ayudarles a realizar actividades cotidianas, como vestirse, cocinar o escribir. La terapia ocupacional se centra en mejorar las habilidades motoras finas, la coordinación y la independencia en las actividades diarias.

  • Terapia del habla y lenguaje:

Se enfoca en mejorar la capacidad para hablar, entender el lenguaje, leer y escribir. También aborda problemas de deglución para prevenir complicaciones relacionadas con la alimentación.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes