Infarto Cerebral en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Volver a nacer

Estilos de vida sedentaria, tabaquismo, alimentación desequilibrada, alcoholismo, antecedentes familiares o  patologías asociadas pueden desencadenar un accidente cerebrovascular. Este padecimiento, según el grado de  severidad, puede ocasionar daños en algunas neuronas que comandan el habla, la motricidad, la memoria  y las emociones. 

El infarto cerebral ocurre porque una o varias arterias cerebrales se obstruyen, bien sea por un trombo, un  coágulo de sangre o un ateroma que cierre la luz arterial e impide la irrigación sanguínea a los demás vasos  importantes. Por lo tanto, hay una pérdida de tejido cerebral producto de la isquemia, que en algunos casos  deja secuelas temporales o irreversibles. 



Experiencia de un sobreviviente 

Hace 5 años, Danna Calipe atravesó esta experiencia amarga y dolorosa. Todo empezó una mañana de Enero  2016, cuando iniciaba su rutina diaria como de costumbre y de repente empezó a sentir un fuerte dolor de  cabeza, como una puntada insoportable. Seguidamente le empezaron a fallar las piernas hasta desvanecerse en el  suelo. Eso es lo único que recuerda. 

Volvió en sí 2 días después. Se encontraba en la cama de un hospital con muchos cables conectados a su cuerpo.  No sabía que le había ocurrido, solo notaba que le costaba mover sus extremidades del lado izquierdo y que no  podía hablar, ya que se le enredaba la lengua. Solo escuchaba voces que le decían: “todo va estar bien no hagas  ningún tipo de esfuerzo, te vamos a explicar qué está sucediendo”. 

Danna había sufrido un derrame en la parte derecha de su cerebro, que le dejó serios problemas motores y del  habla. Se preguntaba a cada instante si podría tener una vida normal después del evento. Le explicamos que el  accidente había necrosado varios tejidos circundantes de su cerebro y que recuperarse completamente era un  camino difícil y duro. 

 

Su recuperación tras el evento 

Hoy, la ciencia ha avanzado a pasos agigantados para devolverle a este tipo de pacientes una recuperación total  de sus funciones. 

Existen muchas alternativas para conseguir el éxito y ganarle la batalla a las secuelas que deja un ictus . Es un trabajo arduo que se puede conseguir con fuerza de voluntad, una mente positiva y utilizando todas las  herramientas posibles para conseguirlo. 

Al principio, Danna necesitaba ayuda de sus familiares que se turnaban para cuidarla, porque no podía realizar  algunas funciones por sí misma. Después, inició terapia de lenguaje para mejorar el habla, ya que juntaba  muchas palabras y algunas sin sentido, su cerebro no coordinaba las cosas que quería transmitir. 

Otra clave para su pronta recuperación fueron las rehabilitaciones fisicas a las que se sometió. La enseñaron a vestirse, a comer, a ir al baño con cierto grado de independencia.

Fue un recorrido de mucho trabajo y esfuerzo. Con el paso del tiempo, pasó a usar un bastón de apoyo para  ayudarse con el equilibrio. Los estiramientos a diario eran importantes para luchar contra la rigidez y los  espasmos musculares, poco a poco fue incorporándose al trabajo y a la universidad. 

Finalmente, entendió que debía disminuir todos los factores de riesgo para prevenir cualquier reincidencia . Volvió a nacer, afirma, ya que pudo lograr con éxito una recuperación total. Los limites solo estan en la mente,  el esfuerzo por recuperarse ha tenido una gran recompensa. 



No importan las circunstancias, en
Neurocenter siempre tenemos algo para ti.

Dirección:

Sayula 306, Mitras Sur
Monterrey, Nuevo León
C.P. 64020